Me gustaría reflejar con este artículo la importancia de la colaboración entre la figura del Perito y la del Experto en arte a la hora de resolver un conflicto.

Empecemos por el perito. Su figura es imprescindible en el mundo del seguro, ya que su función es básica, por ejemplo, en las inspecciones de riesgo, el análisis de materiales, para poder proponer a posteriori las medidas correctoras a adoptar. Su figura también es requerida para efectuar tasaciones de inmuebles, o como arquitecto forense, efectuando informes y reclamaciones por vicios ocultos, desperfectos en viviendas, etc. y también puede ser solicitado, a nivel particular, por su profesionalidad y ecuanimidad en su trabajo.

Si bien el perito evalúa todo lo que hace referencia al continente, la figura del experto le es complementaria, ya que éste está especializado en la valoración de daños del contenido, como por ejemplo en lo que afecta a obras de arte, joyas o muebles de valor, etc. y está capacitado para diseñar las medidas a adoptar para su conservación.

“La colaboración entre perito y experto es esencial a la hora de resolver un conflicto.”

El experto en arte no puede intervenir en lo que afecta a la responsabilidad por defectos constructivos o en peritajes por desperfectos, ni puede ser requerido para un estudio de las patologías en edificios. De la misma manera que el perito no puede intervenir en la tasación de un cuadro del siglo XV, ni determinar sobre el daño en una obra, ni cómo intervenir en un salvamento para determinar cómo proceder a su intervención o cómo aplicar una depreciación, en el caso que fuese necesario.

“El experto en arte ha de intervenir en el salvamento de las obras.”

Por todo lo expuesto, podemos afirmar sin lugar a dudas, que la mutua colaboración entre ambos profesionales permite una excelente resolución de los temas, siendo imprescindible conocer la profesionalidad de cada uno en su especialidad y percibir que en ciertas circunstancias, para realizar un trabajo con rigor, seriedad y profesionalidad debe darse la profunda conjunción de los dos dentro de su materia, lo que otorgará la confianza y credibilidad de los informes presentados.